El Internet de las cosas: el futuro de lo cotidiano

18 Sep 2019

Cada vez son más los objetos de nuestra vida cotidiana que incorporan el llamado «internet de las cosas», favoreciendo y ayudando a mejorar la vida de los usuarios.

Hoy en día es sorprendente escuchar a alguien decir que no usa internet; y es que la red de redes se ha convertido en un “elemento” fundamental de nuestra vida cotidiana. No sólo usamos internet en casa o en nuestros puestos de trabajo, sino que la incorporación de internet en los dispositivos móviles nos ha permitido disponer de conexión casi en cualquier parte. El futuro es cada vez más presente y los dispositivos conectados entre sí son ya una realidad. ¿Quieres saber de qué estamos hablando?

El internet de las cosas está ampliando el poder tener internet más allá de móviles y ordenadores, permitiendo una conexión entre aparatos y dispositivos que nos ayudan a hacer nuestro día a día más cómodo.  Pero ¿qué es exactamente el internet de las cosas?

Aunque nunca hayas oído hablar del este fenómeno, es probable que lo hayas usado y ni siquiera lo sepas. Las nuevas tecnologías han tenido un fuerte impacto en nuestro entorno. Elementos de nuestra vida cotidiana siguen una tendencia a informatizarse e incorporar tecnología. A esta nueva tendencia se le denomina el Internet de las cosas y afecta a objetos que tradicionalmente se conectaban mediante circuitos cerrados y ahora se conectan vía internet.

En definitiva, el Internet de las cosas se refiere a una red de objetos de uso cotidiano que se encuentran interconectados entre sí y convierte un objeto en inteligente a partir de sensores que recogen los datos para tratarlos y convertirlos en información útil.

Este proceso se realiza a través de la combinación de dispositivos, redes de comunicación y plataformas de procesamiento basadas en el Big data.

El Internet de las cosas está tomando cada vez más presencia y comienza a llegar a nuestros hogares y trabajos. Pero ¿cómo se puede integrar internet de las cosas en las empresas?

Una de las muchas ventajas que ofrece el internet de las cosas es la realización de envíos y la posibilidad de recibir información, lo que permite mejorar las decisiones, la eficiencia y la productividad dentro del negocio. Para poder llevar a cabo se este proceso, se requiere de sensores que permitan recoger datos del entorno para su posterior análisis y ejecución.

El internet de las cosas proporciona a las empresas una mejor visión y control sobre los entornos que tradicionalmente estaban fuera de su alcance. Por ejemplo, a nivel de la gestión con proveedores estos softwares significan un ahorro de tiempo y costes. A nivel interno de la empresa, permite realizar una mejor gestión y control de los procesos, permitiendo una mayor rentabilidad del negocio, así como la posibilidad de la automatización de algunos de ellos.

Adaptarse a los nuevos tiempos es fundamental para que las empresas sigan creciendo en el tiempo y el Internet de las cosas es el futuro. La conexión de todos los objetos a internet supone una transformación del mundo actual y una nueva forma del comportamiento de las personas.

 

El Internet de las cosas: el futuro de lo cotidiano